Portal de Empleado          Entrega de Documentación

Logo Afianza

Protocolo de empresa familiar para una gestión eficiente

Protocolo de empresa familiar

Equilibrar las dinámicas familiares con los objetivos empresariales puede ser todo un desafío. Desde la gestión de conflictos internos hasta la planificación cuidadosa de la sucesión, cada paso requiere un enfoque meticuloso y una visión a largo plazo.

Es aquí donde el protocolo de empresa familiar se convierte en tu aliado más valioso. No se trata solo de un documento legal, sino de una herramienta que te proporciona la estructura y las directrices necesarias para navegar con claridad y seguridad en este complejo panorama empresarial y familiar. Te ofrece un mapa detallado para gestionar los aspectos prácticos y emocionales de tu negocio, brindándote la tranquilidad y la confianza que necesitas para avanzar con éxito hacia el futuro.

El papel vital del Protocolo de empresa familiar

Conforme se integran nuevos miembros tanto en la familia como en la empresa, la gestión de ambos ámbitos y del patrimonio familiar se vuelve más compleja. Esta complejidad puede generar un desorden inherente al sistema, por lo que resulta recomendable buscar soluciones para reconducir esta tendencia.

Todo empieza cuando uno de los miembros de la familia percibe un cambio preocupante en las dinámicas de la empresa familiar. Surge un sentimiento de incomodidad y la necesidad de encontrar respuestas. Este proceso implica compartir inquietudes con otros miembros, participando en eventos donde se abordan estos temas y donde encuentran eco a las situaciones que experimentan.

Se percibe la necesidad de establecer reglas claras, un marco de actuación que brinde orientación y respuesta a las expectativas de vida y futuro de todos los involucrados. Sin embargo, a menudo, se enfrentan a la incertidumbre sobre cómo y por dónde empezar.

Particularmente en el tránsito entre generaciones, desde la primera a la segunda e incluso más evidente de la segunda a la tercera, se hace más evidente la urgencia de establecer un marco de actuación sólido.

La implementación de este marco comienza con un crucial proceso de reflexión en la familia. Este proceso conduce a la formulación de acuerdos y un código de conducta consensuado. Requiere el compromiso de todos los miembros y suele plasmarse en un documento denominado “Protocolo o Constitución Familiar”.

Elementos clave de un Protocolo de empresa familiar

El Protocolo institucionaliza tres espacios fundamentales para la toma de decisiones y la comunicación efectiva: el Consejo de Familia, la Junta General de Socios y el Órgano de Administración de la Empresa. Cada uno de estos espacios aborda distintos temas, pero todos contribuyen a la cohesión familiar y a la eficacia empresarial.

Consejo de Familia: Este órgano promueve la cohesión familiar, facilita la comunicación entre la familia y la empresa, y planifica la sucesión empresarial y patrimonial. Los acuerdos se alcanzan por consenso y este consejo se encarga de elaborar y actualizar el Protocolo Familiar.

Junta General de Socios: Representa los intereses de la propiedad y regula las decisiones con base en mayorías. Entre sus funciones se incluye la aprobación de cuentas anuales y la distribución de dividendos.

Órgano de Administración de la Empresa: Encargado de establecer la estrategia y los objetivos empresariales, especialmente importante conforme la estructura empresarial se vuelve más compleja.

Base legal y compromiso colectivo

El Protocolo Familiar, aunque no posee fuerza legal más allá de su vinculación moral y contractual, puede adquirir un estatus vinculante al incorporarse a los estatutos sociales de la compañía. Esto no solo fortalece la imagen de la empresa familiar, sino que también conlleva la revisión de documentos legales clave, como estatutos sociales, pactos de socios y testamentos.

Para llevar a cabo este proceso, es esencial contar con el compromiso de todos los miembros y la asesoría de equipos interdisciplinarios de profesionales del derecho, fiscalistas y consultores empresariales. La coordinación entre estos actores garantiza una implementación eficiente del Protocolo de empresa familiar, asegurando así la estabilidad y el éxito a largo plazo de la empresa y la familia que la respalda.

Facilitando las relaciones familiares y profesionales

En Afianza, entendemos la complejidad de establecer y mantener un Protocolo de Empresa Familiar. Por eso, disponemos de un equipo de abogados mercantiles que puede ofrecerte el asesoramiento y apoyo que necesitas para asegurar la continuidad y el éxito de tu empresa familiar. Desde la redacción del Protocolo hasta su implementación, nos comprometemos a acompañarte en cada paso del camino hacia un futuro próspero y seguro para tu negocio y tu familia.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Asesoramos a nuestros clientes para ser su socio de máxima confianza.
¿Te podemos ayudar?