Portal de Empleado          Entrega de Documentación

Logo Afianza

¿Por qué contratar un asesor fiscal?

Quizá si acabas de empezar con tu negocio o todavía estás en una fase de planificación, no hayas entendido por qué deberías contratar a un asesor fiscal.

Pero, en poco tiempo, lo entenderás bien. Es una de las primeras inversiones que realizan los negocios, tanto pequeños como grandes, pymes y autónomos.

¿Los motivos? Sigue leyendo para que te los contemos todos. Como podrás ver, hay muy buenas razones para tomar esta decisión.

Pagar menos impuestos

¿Y si pudieras pagar una menor cantidad de impuestos? El desconocimiento de muchos de los entresijos de las leyes fiscales puede llevar a estar perdiendo la posibilidad de pagar menos cantidad de impuestos. Desgraciadamente, para personas que no son especialistas o que no tienen gran experiencia, resulta muy complicado llegar a saberlo todo sobre la declaración de impuestos. El trabajo que hace un asesor fiscal siempre pasa por buscar el máximo beneficio posible para sus clientes, así que puedes confiar en que este tipo de asesoría te ayudará a que intentes pagar menos.

Contratar el servicio de un asesor fiscal en Madrid es una buena manera de saber que, llegado el momento, se podrá contar con un equipo de profesionales que hará auditorías de calidad. Si bien una auditoría no es del gusto de nadie, en ocasiones es posible llegar a necesitar realizar una. En estos casos, siempre es más recomendable que se ocupe de ello una asesoría que tenga experiencia y conozca bien todo lo referente a tu negocio. Si la asesoría con la que trabajas está cerca de ti y puedes tener una relación estrecha con ella, los resultados serán, sin duda, más satisfactorios.

Evitar sanciones

No hay nada que preocupe más a una empresa que exponerse a sufrir una sanción. En especial, las sanciones que más dolores de cabeza dan son las que llegan de la mano de la Administración Pública. Son temibles y correosas, por lo que es recomendable tratar de evitarlas por todos los medios posibles. La mala noticia es que estas sanciones son demasiado frecuentes. Debido a ello, es conveniente contar con el trabajo de un asesor fiscal que pueda ayudar a evitar este tipo de situaciones.

Parte del trabajo de un asesor fiscal es supervisar el cumplimiento de las obligaciones contables y fiscales de la empresa, evitando así sanciones habituales de falta de presentación de liquidaciones

Orientación en la toma de decisiones

Orientación en la toma de decisiones: puede ayudar a reducir la carga fiscal aconsejando adelantar o retrasar compras a proveedores o ventas a clientes. Apoyo en el diseño de la forma jurídica del negocio.

Estar siempre al día respecto a las leyes

Para que una empresa funcione de forma correcta, evite tener problemas a largo plazo y, al mismo tiempo, se beneficie de todas las ventajas posibles, tiene que estar actualizada al día respecto a las leyes. Pero, en cualquier caso, esto no es algo que se puedan permitir los ejecutivos al frente de los negocios. Es difícil informarse a diario de todo lo relacionado con las leyes mientras, al mismo tiempo, se lleva a cabo otro tipo de trabajo dentro de la empresa.

Ahorrar tiempo y tener más seguridad

El tiempo es oro. Esta filosofía es básica para la mayor parte de los negocios. Por ello, es conveniente tener la oportunidad de poder delegar en una asesoría fiscal gran parte del trabajo que se realiza.

La fiscalidad para empresas es muy importante y se asegurará de que no tengas que presentar informes por tu propia cuenta, elaborar documentos o realizar los procedimientos que sean necesarios por parte de Hacienda.

Estos procesos suelen implicar mucha inversión de tiempo y esfuerzo, siendo tareas que pueden llegar a mermar notablemente la energía de los ejecutivos, quienes, si cuentan con un asesor fiscal, se pueden concentrar en otras responsabilidades.

Asesoramos a nuestros clientes para ser su socio de máxima confianza.