Portal de Empleado          Entrega de Documentación

Logo Afianza

Qué es una auditoría en pocas palabras

Si te preguntas qué es una auditoría, pero no quieres leer largas explicaciones que no vayan al grano, tenemos justamente lo que necesitas. En este texto te vamos a explicar rápidamente qué es una auditoría para que puedas asimilar el concepto y profundizar en otros detalles.

¿Qué es una auditoría? Explicación rápida

Una auditoría es una investigación de las cuentas financieras de una empresa o de otros aspectos internos. Se realiza con la intención de comprobar que todo está en orden, que no se ha producido ningún tipo de error y que la información transmitida por la empresa es auténtica.

La auditoría puede ser voluntaria u obligatoria. En ambos casos se lleva a cabo un análisis conciso por parte de un experto que puede estar relacionado o no con la empresa, pero que se compromete a realizar el trabajo de forma totalmente objetiva.

¿Cómo trabajan los auditores?

Los mejores auditores en Madrid tienen gran experiencia llevando a cabo auditorías a grandes empresas que, por su gran volumen de operaciones financieras, requieren la máxima implicación. ¿Pero cómo trabajan?

El trabajo de un auditor no es sencillo y necesita imparcialidad, profesionalidad y mucha dedicación. Una auditoría no se realiza en unas pocas horas, sino que se trata de un trabajo de gran esfuerzo en el que se analizará minuciosamente cada uno de los documentos corporativos. Debido a ello, es un tipo de tarea que requiere una gran fuerza mental y mucha concentración.

El auditor nunca debe olvidar que la auditoría tiene que ser totalmente neutral y que, en ella, no puede influir ningún tipo de sentimiento personal o conexión con la empresa. Esto es algo que todos los auditores respetan porque está directamente relacionado con su identidad profesional y con su reputación, lo que lleva a que cada proceso de auditoría sea un trabajo que estos especialistas se toman muy en serio.

La tarea del auditor es, al mismo tiempo, solitaria. Durante el proceso de auditoría, este profesional debe mantener la máxima confidencialidad y asegurarse de no dejar que se filtre ningún tipo de dato. Su trabajo es crucial a muchos niveles, por lo que requiere eficacia absoluta.

¿Cómo se realiza una auditoría?

Ahora que ya sabes qué es una auditoría y quién se encarga de ella, lo que posiblemente te guste saber es cómo se lleva a cabo paso a paso. ¿Cuáles son las fases en las que se divide una auditoría? Sabemos que es un proceso complejo, pero para realizarla no hay duda de que hay un punto de partida y uno de final. A continuación, te lo explicamos.

Primer paso: Planificación

Es todo el proceso que hay que realizar antes de iniciar la auditoría. Es de suma importancia porque determinará el camino a seguir por el auditor en el estudio posterior de la empresa. Se llevan a cabo las siguientes acciones:

  • Determinar cuál es el motivo de la realización de la auditoría, como que sea voluntaria, obligatoria o un caso judicial abierto.
  • Hay que definir cuánto tiempo durará la auditoría y quién será el auditor o auditores que se ocuparán de materializarla.
  • También se desglosa el procedimiento paso a paso que dará lugar durante la auditoría para realizar este trabajo de forma cristalina en base a la previsión.

Durante la planificación, una vez realizado el esbozo inicial, habrá que comunicarse con la empresa que va a ser objetivo de la auditoría. En ese momento es necesario comunicarle todo lo indicado en los puntos anteriores. También es ahora cuando hay que solicitar permisos, accesos confidenciales, documentos de contabilidad, libros de cuentas y cualquier otro contenido que vaya a tener que ser explorado.

Segundo paso: Ejecución

El auditor que haya sido elegido para realizar el trabajo tendrá que comenzar con todo el proceso, siempre siguiendo las indicaciones que se hayan indicado en el paso anterior. Este profesional deberá tener en cuenta los plazos que se han fijado y ajustarse a ellos para que la auditoría se pueda realizar con la máxima eficacia.

Su trabajo tiene que ser minucioso, siendo consciente en todo momento de la gran responsabilidad que está en sus manos. Todos los archivos y documentos, confidenciales o no, que analice, tendrán que tener su correspondiente informe con anotaciones de relevancia. También habrá que contrastar las cuentas, ingresos, gastos y liquidaciones, así como los procesos de trabajo de cada una de las áreas de la empresa.

Dependiendo de la naturaleza de la empresa y de su organigrama, el auditor también tendrá que ponerse en contacto con personas de interés a las que entrevistar. Sus testimonios ayudarán a esclarecer aspectos que puedan generar dudas y aportar información adicional que será tenida en cuenta a la hora de valorar el estado general de la empresa.

Tercer paso: Verificación

Con todas las notas unificadas y la información que se ha ido recopilando de cada una de las áreas y documentos de la empresa, el auditor estará en posición de elaborar su informe. Este será el documento definitivo que determinará los resultados de la auditoría y la validez de la misma.

En su elaboración, el auditor tiene que ser cuidadoso, ya que estará determinando si la empresa ha cumplido con sus informes financieros o si, por el contrario, se ha descubierto alguna irregularidad. Este resultado podría ser crucial para sufrir consecuencias legales o, de manera positiva, para poder mejorar el rendimiento de la empresa y evitar problemas antes de que se produzcan.

El informe de verificación que hace el auditor tiene que estar totalmente completo y contar con todos los datos obtenidos y analizados, así como con un resumen detallado de cuáles son los pasos que ha realizado el profesional a la hora de analizar la empresa.

Aprovechar los resultados de una auditoría

La dedicación del auditor se recompensa con un documento exhaustivo que permite ver de manera muy concreta la situación de la empresa, así como sus puntos fuertes y débiles. Esta radiografía del negocio será imprescindible para continuar trabajando y creciendo, siendo clave para tomar decisiones que permitan reforzar aquello en lo que haya margen de mejora

A día de hoy, cada vez hay más empresas que solicitan auditorías, por lo que si eres tu una de ellas o estás pensando en montar tu propia SL en Afianza Asesores te ayudamos de principio a fin en todo lo que necesites.

Asesoramos a nuestros clientes para ser su socio de máxima confianza.
Afianza Asesores